lunes, 12 de noviembre de 2012

El arte de un bostezo


Socialmente los bostezos no están muy bien vistos porque se interpretan como aburrimiento o sueño del bostezador y señal de mala educación. Cuando empiezas a asistir a clases de Yoga pronto llama la atención la cantidad de bostezos que se producen.Se expresan espontáneamente e incluso se provocan  durante la práctica para beneficiarnos de su efecto.

Se empieza a bostezar al inicio de la sesión con los primeros movimientos y ejercicios respiratorios de manera que a medida que se van aflojando las tensiones y comienza a fluir la respiración el bostezo se expresa de forma natural como un signo de ese cambio interno. Del mismo modo provocando voluntariamente el bostezo estaremos más relajados y dispuestos a aflojar las tensiones.

¿Qué ocurre durante un bostezo?


Se provoca una única e incontrolada inhalación profunda con la boca abierta con gran separación de mandíbulas, la lengua extendida hacia abajo y la faringe dilatada, lo que incluye un estiramiento de gran número de músculos faciales. Se entornan o cierran los ojos y se inclina la cabeza hacia atrás implicando a los músculos del tronco, siendo también frecuente el estiramiento de brazos. Provoca un estado de relajación instantáneo  que una vez se inicia no se puede frenar y al reprimirlos o evitarlos resulta incómodo e insatisfactorio.

¿Por qué se contagian los bostezos?

Se desconoce exactamente el motivo pero parece ser que el bostezo tiene una función social, es un medio para comunicar a otros cambio en las condiciones del entorno o del interior del cuerpo. Puede ser un mecanismo por medio del que se coordinan las horas de sueño del grupo. 

Sólo hablar, ver, escuchar o imaginar un bostezo genera la necesidad de bostezar. Para ayudarte a provocarlo abre con fuerza la boca separando las mandíbulas y realiza varias inspiraciones por la boca. Verás como en seguida comienzas a bostezar y sientes como se afloja la tensión.


¿Cuántos bostezos has dado mientras leías el post?
 Yo invito ;)

2 comentarios:

  1. Es curioso que las personas cuando empiezan a practicar yoga se aguantan los bostezos, y creo que evidentemente es por pensar que es de mala educación, creo que es importante explicarlo en clase porque al final ves cómo poco a poco se van soltando.Y qué bien sienta cuando uno se deja ir y deja expresar a su cuerpo!!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!Además una vez empieza un bostezo no se puede parar así que lo mejor es disfrutarlo!Me he dado cuenta que a mitad de curso ya se han rendido a los bostezos y es un no parar jejeje
      Muchas gracias por tu comentario!
      Un saludo

      Eliminar

Participa con un comentario...